Muchas veces, surgen conflictos por la creación de expectativas cuando estas chocan con los hechos que acontecen en realidad.
La distancia entre lo que sucede y aquello que imaginamos determina como nos sentiremos más tarde, si no somos consciente de que nos podemos encontrar imprevistos en el camino.