Con la llegada de la primavera, muchas personas notan la falta de energía, irritabilidad, somnolencia o inapetencia, y esto podría ser que estés padeciendo una astenia primaveral, una desadaptación (no enfermedad) del cuerpo al cambio estacional.