La manera en que nos comunicamos es quizás más importante que lo que tenemos que decir. Cualquier cosa que decimos en un mal tono o en el medio de un conflicto perderá fuerza por más certeza que contengan nuestros argumentos.