España es el país de Europa con mayor tasa de obesidad, ya que afecta a uno de cada cuatro adultos y a uno de cada tres niños. “La crisis produce un menor consumo de alimentos frescos, frutas y verduras, y un incremento del consumo de comida rápida, precocinados y alimentos ricos en grasas, mucho más baratos”.