El mindfulness, o conciencia plena, es una técnica basada en la meditación oriental que se centra en tomar conciencia del momento presente y del propio ser, liberando momentáneamente nuestra mente de pensamientos acerca del pasado o el futuro. Por su parte, las técnicas de relajación son herramientas basadas en la respiración consciente, la distensión muscular y la liberación de estrés mental, con el objetivo de liberar tanto al cuerpo como a la mente de las tensiones acumuladas en el día a día.

Ambas técnicas consiguen un potente efecto sobre nuestro estado psicológico, actuando como reguladoras de las emociones, liberadoras del estrés y disminuyendo la ansiedad y los pensamientos negativos. También poseen efectos beneficiosos sobre la salud física, pues nos ayudan a prevenir lesiones musculares y articulares, nos enseñan a respirar de forma más eficiente y en definitiva, nos dejan con una sensación agradable de ligereza y bienestar general.

Tanto el mindfulness como las técnicas de relajación son dos excelentes herramientas para tratar diversos trastornos mentales, como la ansiedad, la depresión o el estrés postraumático entre otros. Pero no sólo eso; por todos los beneficios listados anteriormente, también son grandes recursos para cualquier persona que goce de buena salud mental, pues nos ayudan a manejar el estrés y regular nuestras emociones, aspectos importantísimos en el día a día.

En nuestros talleres podrás aprender a poner en práctica este tipo de técnicas en tu día a día de forma sencilla y sin que te robe mucho tiempo. Infórmate de frecuencia y horarios y comienza ya a disfrutar de todos los beneficios que ofrecen. Otros talleres …